Buscar

Descubre cuáles son los alimentos que ayudan a “blindar tu sonrisa”

Actualizado: nov 2

Las vitaminas y minerales son componentes indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo, que ayudan al crecimiento, reparación y defensa de las células que conforman los distintos tejidos del cuerpo humano, incluyendo a dientes y encías, descubre con nosotros cómo blindar tu sonrisa a través de los alimentos.


Índice:


Dientes duros como el metal


Aprende a deletrear tu salud


Una alternativa viable


“Tu cuerpo es tu templo”, “eres lo que comes” o “hay que comer para vivir, no vivir para comer”

Hemos crecido escuchando frases como éstas, que resumen la premisa evidente de que una alimentación balanceada es la clave de una vida saludable, pero sin importar cuán bien suenan, la verdad es que la mayoría de las veces no sabemos cómo “tragarnos” estas “píldoras” de sabiduría popular; por eso aquí te brindamos una guía sencilla sobre cuáles son las vitaminas y minerales presentes en los alimentos que refuerzan tu salud bucal.


Hoy existe toda una vasta industria en torno a los llamados suplementos vitamínicos, diseñados para aportar por vía farmacológica las dosis diarias de micronutrientes y antioxidantes que tu organismo necesita para un óptimo funcionamiento, pero a menos que padezcas de alergias alimentarias importantes, de seguro te resultará más interesante y delicioso, ingerir lo que necesitas mientras disfrutas de sabores y texturas.


Dientes duros como el metal

El calcio es el más obvio de los minerales esenciales para la salud bucal ya que es el principal componente del sistema óseo, del cual los dientes son la parte más dura. Cuando existen deficiencias de calcio, el organismo compensa tomándolo de los huesos y dientes, aumentando el riesgo de desgaste, fracturas y caries.


Algunos de los alimentos con mayor aporte de este metal -sí, leíste bien; el calcio es un metal- son los vegetales de hojas verdes, almendras, ostras, sardinas y productos lácteos como la leche y el yogurt, vamos, la típica Dieta Mediterránea (que tenemos la suerte de poder disfrutar cuando queramos), pero para ser absorbido con mayor eficiencia, el calcio necesita de la Vitamina D y el Fósforo.


La buena noticia es que la mayor fuente de Vitamina D no solo es gratuita sino también abundante. Bastan 15 minutos de exposición a los rayos del sol para suplir nuestras necesidades diarias de Vitamina D -siempre que las condiciones climáticas lo permitan-, mientras que el fósforo lo encuentras en lácteos y carnes rojas.


El Potasio es otro metal esencial para prevenir la desmineralización de las estructuras dentales, facilita la coagulación sanguínea indispensable en el proceso de recuperación tras una cirugía oral y reduce el sangrado de las encías durante el cepillado y uso del hilo dental. Los alimentos más abundantes en Potasio son los plátanos, bananas, aguacate (o palta), frijoles, remolacha y la carne de res.


Aprende a deletrear tu salud


Comúnmente usada para contribuir al buen sentido de la vista, la Vitamina A juega un rol fundamental en la salud oral, puesto que es la responsable de mantener activas las glándulas salivales que ayudan a humectar las encías y a lavar las bacterias y placa que se acumulan dentro de la boca. Algunas de las fuentes más comunes de Vitamina A son las espinacas, lechuga, mango, boniatos, pimientos, la yema del huevo y pescado.


Las vitaminas B2 (Riboflavina) y B3 (Niacina) ayudan a prevenir y controlar el dolor producido por las aftas, así como la inflamación de las encías y heridas dentro de la boca. Los alimentos más ricos en estas formas de Vitamina B son el pollo, espinacas, huevos, lácteos, carnes rojas, legumbres y frutos secos.

La Vitamina C, no necesita de mucha presentación gracias a su bien ganada reputación en el fortalecimiento del sistema inmunológico, lo que pocos saben es que también tiene méritos en el combate contra la gingivitis, al reparar los tejidos conectivos fundamentales y prevenir la inflamación de encías.


A la deficiencia de esta vitamina también se le conoce como escorbuto, una enfermedad que afectaba comúnmente a los marineros desde tiempos ancestrales, la cual provocaba la caída de piezas dentales. Afortunadamente hoy se previene fácilmente ingiriendo cítricos como naranjas, mandarinas y limones, frutos rojos, kiwi, pimiento rojo, batata y brócoli.


El Hierro y la Vitamina E son también dos micronutrientes clave en el cuidado de las encías, ya que ambos mejoran la capacidad del cuerpo para combatir la inflamación e infecciones propias de la enfermedad periodontal. Los alimentos con mayor aporte de hierro son los cereales, vegetales de hojas verdes, mariscos, carnes rojas, aves, quinoa y legumbres, mientras que la Vitamina E está presente en aceites vegetales de girasol, maíz, o soya, semillas y nueces.


Una alternativa viable

Aunque una dieta rica en frutas, vegetales y carnes magras es la piedra angular de una excelente salud tanto oral como general, puede haber condiciones sistémicas, enfermedades crónicas y alergias que impiden a algunas personas el consumo de ciertos alimentos con formidable valor nutricional. En estos casos, o simplemente para aquellas personas que por su tren de vida no logran dedicar mucha atención a lo que comen, existen complejos multivitamínicos que sirven como alternativa para salvar la brecha hacia una mejor calidad de vida, pero no deben consumirse en forma indiscriminada, siempre debes consultar a tu médico de cabecera.


Aunque estas recomendaciones pueden parecer intuitivas, ya sea un adecuado régimen alimenticio así como el uso de suplementos multivitamínicos, debe estar debidamente prescrito y supervisado por profesionales altamente capacitados; por esta razón en OM Clinics ponemos a tu disposición un equipo de especialistas que te ayudará a alcanzar el máximo nivel de bienestar, ajustándose a tu necesidades individuales. Contáctanos hoy mismo a través de nuestro sistema de citas en línea. ¡A qué esperas!


¿Necesitas una cita? contáctanos y con mucho gusto te atenderemos


38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Bruxismo