top of page
Buscar

Encías retraídas: causas, síntomas y soluciones.

¿Qué es la retracción de encía?

La retracción de encía, también conocida como retracción gingival, es un problema dental muy común que se produce cuando el borde de la encía se desplaza hacia atrás, dejando expuesta la raíz del diente.


Causas de la retracción de encía

La retracción de encía puede deberse a varios factores:


  • Cepillado dental incorrecto: si te cepillas los dientes con demasiada fuerza, utilizas un cepillo con las cerdas muy duras o realizas una técnica inadecuada, puedes dañar la encía y hacer que se retraiga.

  • Enfermedad periodontal: la periodontitis o piorrea es una infección de las encías que puede causar la retracción de la encía, así como otros problemas dentales graves.

  • Factores genéticos: algunas personas pueden estar genéticamente más predispuestas a la retracción de la encía.


  • Estrés: en los últimos años se ha demostrado que existe una conexión entre el estrés y los problemas periodontales. Cuando el cuerpo se encuentra bajo estrés se producen cantidades elevadas de una hormona llamada cortisol, que estimula la inflamación de las encías.

  • Cambios hormonales: los cambios hormonales que ocurren durante la pubertad, el embarazo o la menopausia pueden aumentar el riesgo de retracción de la encía.

  • Bruxismo: apretar los dientes de forma inconsciente también afecta a la salud de tus encías, provocando que dejen al descubierto la raíz del diente.

  • Tabaquismo: el tabaco es sin duda, uno de los enemigos número uno de tu salud bucodental.


Síntomas de las encías retraídas

  • Sensibilidad dental.

  • Dolor al cepillarse los dientes.

  • Una apariencia irregular de los dientes, ya que puede dar sensación de dientes más largos y cambios de color en el diente al dejar al descubierto la encía.

  • Mayor susceptibilidad a las caries.



Solución para las encías retraídas

Lo más importante para poner solución a las encías retraídas, es identificar la causa que ha provocado la retracción para evitar que se vuelva a repetir. Dependiendo de la causa podemos encontrar diferentes tratamientos:

  • Cepillado dental suave: Cepillarse los dientes con una presión suave y con un cepillo con la dureza adecuada puede ayudar a prevenir la recesión gingival causada por el cepillado dental.

  • Limpieza interdental: Usar cepillos interdentales o hilo dental a diario puede ayudar a prevenir la acumulación de placa y la enfermedad periodontal, que pueden causar encías retraídas.

  • Tratamiento de la enfermedad periodontal: Si la recesión gingival es causada por la enfermedad periodontal, lo primero que debemos hacer es tratar esta patología.

  • Injerto de encía: Si la recesión gingival es grave, se debe realizar un injerto de encía para volver a cubrir la raíz del diente que ha quedado expuesta y sin protección.

Es importante abordar este problema dental de manera temprana para evitar complicaciones y proteger la salud bucal a largo plazo. De lo contrario puede llegar a causar movilidad dental, incluso la perdida de algún diente.

Recuerda que existe una relación bidireccional entre la salud de tus encías y tu salud general… Y que ¡Las encías sanas no sangran!






85 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page